Seleccionar página

Dra. Alejandra Mora Nieto

Alergias e Inmunología Clínica

¿Qué es una alergia?

La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmune hacia cosas del medio ambiente llamadas alérgenos, estos alérgenos pueden incluir pólenes, epitelios o caspa de animales como perro, gato, plumas, hongos que crecen en paredes con humedad, y ácaros de polvo (polvo casero).

Las molestias pueden incluir síntomas respiratorios en nariz y bronquios, o bien afectar a la piel y los ojos, las molestias pueden ser reversibles en forma espontánea o bien con medicamento.

Los padecimientos alérgicos más comunes son:

El asma

Es una manifestación bronquial de una alergia, y se caracteriza por cuadros o ataques de tos seca frecuentes, silbidos en el pecho (sibilancias), falta de aire cuando se realizan actividades cotidianas o incluso en reposo y sensación de opresión en el pecho.

La rinitis alérgica

Esta se manifiesta cuando existen síntomas nasales como son: escurrimiento nasal, comezón en la nariz, ataques de estornudos o estornudos muy frecuentes  y congestión o taponamiento nasal, estos síntomas puedes ser ocasionales o durar todo el día e incluso todo el año.

Conjuntivitis alérgica

manifestada por molestias oculares como comezón, lagrimeo, enrojecimiento y sensibilidad a la luz, puede acompañarse de sequedad intensa o hinchazón alrededor de los ojos

Dermatitis atópica

son las manifestaciones de alergia en la piel, donde se presenta resequedad intensa, salpullidos o  placas de sequedad intensa en algunas zonas del cuerpo, siendo más común en los pliegues de los brazos, en el cuello, detrás de las orejas, detrás de las rodillas y en los niños pequeños en las mejillas,  pueden aparecer de la nada, o  por exposición  al calor, el sudor, resortes o etiquetas de la ropa, casi siempre acompañados de comezón.

Las alergias también pueden manifestarse con la ingesta de ciertos alimentos como frutas y semillas, leche, huevo, trigo, soja, chocolate entre otros con presencia de síntomas gastrointestinales como pueden ser cólicos, diarrea, distensión abdominal, vómito, ronchas o hinchazón

Una alergia también puede presentarse posterior a la administración de algún medicamento sin importar la vía por la cual se administró, llegando a ser un problema que requiere en ocasiones acudir a servicios de urgencia u hospitalización, o bien por el piquete de algún insecto incluyendo moscos, avispas, abejas y hormigas.

Dentro del espectro de las alergias pueden presentarse también las ronchas conocidas como urticaria, acompañadas de inflamación o hinchazón intensa (angioedema), o bien puede presentarse el angioedema sin la urticaria,  estos padecimientos  puede ser agudos o crónicos dependiendo del tiempo de presentación, y pueden ser debidos a un gran número de posibles causas, desde infecciones agudas o crónicas hasta problemas metabólicos, hormonales, oncológicos, autoinmunes, entre otros;  es necesario seguir un protocolo de estudio para llegar a un diagnóstico certero,   por lo que te recomendamos acudas con un alergólogo certificado.

Para el diagnóstico de una alergia es necesario realizar pruebas en la piel o en sangre, las pruebas de piel se realizan mediante dispositivos llamados prickers, los cuales se sumergen en pequeños pozos que contienen los alérgenos más comúnes dependiendo de la zona geográfica donde ud. se encuentre, se aplican sobre la piel previamente desinfectada con alcohol y se espera la formación de una roncha, dependiendo del alergéno que forma la roncha se puede confirmar o descartar una alergia, si es positiva también nos da una idea de la severidad de la alergia. Estas pruebas se realizan en el consultorio, son seguras y eficaces. Aplicamos cerca de 40 alergenos donde incluimos ácaros de polvo, pólenes, hongos y epitelios de animales, así como algunos de los alimentos alergénicos más frecuentes.

Vacuna

Para el tratamiento de la mayoría de las alergias, se requieren además de fármacos, un saneamiento ambiental y  la administración de  inmunoterapia específica (ITE o vacuna).  Hasta el momento es el único tratamiento que modifica  la evolución de su enfermedad.

La inmunoterapia es la administración repetida de un alérgeno específico con el propósito de proveer protección contra síntomas alérgicos y reacciones inflamatorias. Si por alguna circunstancia ud. Se llegara a exponer a lo que le provoca alergia ya no tendrá las mismas molestias, las recaídas serán más escasas, más breves y menos intensas (recuerde que existen irritantes ambientales inespecíficos que a veces no se pueden controlar como humo de tabaco,  la contaminación, perfumes, aromatizantes, limpiadores, etc.)

En su caso la  vacuna se fabricará con los alérgenos a los ud. resulte alérgico, es decir, es para todos los pacientes es personalizada.

La inmunoterapia específica  reduce los costos asociados a utilización de servicios de urgencias, uso de medicamentos y visitas médicas.

Manejo de la vacuna

  1. La vacuna deberá conservarse en refrigeración (no deberá congelarse), ya que los extractos con los que se prepara la vacuna son sensibles al calor por lo que no deben permanecer sin refrigeración por más de dos horas.
  2. El frasco de vacuna no debe destaparse por ninguna razón, ya que puede contaminarse.
  3. En caso de estar bajo tratamiento con inmunoterapia sublingual (gotas) deberá colocarla por debajo de la lengua de preferencia en ayunas, de no ser posible puede administrarse con 2 hrs de ayuno y deberá esperar al menos 30 min. para ingerir nuevamente cualquier alimento. Aplíquela en la cantidad que muestra su carnet y no olvide anotar la fecha. Pueden presentarse síntomas locales posteriores a la aplicación de la vacuna como son: adormecimiento leve de la lengua el cual desaparecerá dentro de los próximos 5 min.

Si ud. Se encuentra con vacuna en tabletas, se iniciará con una dosis de media tableta dos veces por semana y eventualmente la dosis aumentará a una tableta dos veces por semana hasta completar el tratamiento.